• Ir a Inicio para próximo culto

¿Quiénes Somos?

Nuestro nombre oficial es: Iglesia Nacional Presbiteriana de México A.R.

Hablar de la iglesia presbiteriana es hablar de la Iglesia de Cristo. Asimismo, la historia de la iglesia es la historia de los seguidores de Cristo y de la organización religiosa que los agrupa en un cuerpo, la iglesia cristiana. Como muchos historiadores han señalado, esa historia comienza propiamente en el día del Pentecostés, el nacimiento y cumpleaños de la iglesia.

La Iglesia Nacional Presbiteriana de México, cuenta con registro ante la Secretaría de Gobernación número 4079 del 9 de octubre de 1956 y con Registro Constitutivo SGAR/126/93, del 24 de mayo de 1993 como Asociación Religiosa (A.R.), y con domicilo oficial en Calle Areanal No. 36, Colonia Ex hacienda Gadalupe Chimalistac, Delegación Álvaro Obregón, C.P. 01050, CDMX.

La Iglesia Nacional Presbiteriana de México, A.R., reconoce como fecha oficial de la iniciación de sus trabajos en nuestro país, el año de 1872.

Más información (PDF)

Misión

A la Iglesia, Cristo le ha dado la misión de la proclamación de las Sagradas Escrituras, la ministración de los sacramentos, y el ministerio de la reconciliación, a fin de reunir y perfeccionar a los santos en esta vida presente y hasta el fin del mundo.

La Iglesia Nacional Presbiteriana de México, A.R. es parte del Cuerpo de Cristo, y de la Iglesia Universal.

Los cristianos presbiterianos nos adherimos a los credos históricos, y a las confesiones y catecismos emanados de la Reforma Protestante del siglo XVI que a través de los siglos han expresado con firmeza las marcas de la Iglesia, declarando que ésta es Una, Santa, Apóstolica y Universal, y está constituida para ser el instrumento de la gloria de Dios en la proclamación diel del Evangelio y de su Reino.



Objetivos Generales

Evangelizar

Proclamar pura, clara y fielmente el evangelio de nuestro Señor Jesucristo en toda nuestra Nación como el campo inmediato de la acción misionera y evangelizadora para preseguir con esta tarea "hasta lo ultimo de la tierra".

Enseñar

Desarrollar la educación cristiana, doctrinal y teológica de los niñños, jóvenes y adultos, y promover la cultura en general de acuerdo con la Palabra de Dios; cumpliendo así con el mandato del Señor de "hacer dicípulos", instruyendo, guiando, nutriendo y edificando, "sobre el fundamento de los apóstoles y profetas, siendo la principal piedra del ángulo Jesucristo mismo".

Adorar

Proclamar la majestad, soberanía y gloria del Señor, así como la obra redentora de Cristo Jesús expresando nuestra gratitud, reconocimiento y adoración por medio del culto público y privado.

Crecer en la vida cristiana

Fortalecer la vida de los creyentes, usando los medios de gracia para afirmar la fe y la práctica del evangelio en los diferentes medios en los que se desenvuelven, de tal manera que sean promotores de los valores del Reino.